Perra Pe-Rae, memes y emojis: las nuevas normas académicas para escribir (bien) en internet