Una chica explica con un simple truco de su perro por qué una violación nunca es culpa de la víctima