Claro que tu perrete entiende lo que le dices: un estudio explica cómo procesa tus palabras