No es por los tampones, sino por su mal uso: las causas de riesgo para sufrir un shock tóxico