Te contamos por qué los humanos queremos tanto a los perretes