Es una lata el trabajar: a nadie le gusta y es por culpa del origen etimológico de la palabra