24 horas con Beta Coqueta: la otra cara del trabajo de escritora