Tengo 29 años, soy seropositivo y así sacudió mi vida el VIH