Dormir con el tampón puesto: una práctica muy común que no está nada recomendada