Enseñar la terraza en redes sociales da más información de la deseada y podría costar un disgusto