Es Caló des Moro, la playa mallorquina popularizada por influencers con colas de hasta cuatro horas para entrar