Madicke, un joven senegalés que llegó a España sin nada y ha montado su negocio: "Mi madre llora de emoción"