Los niños ya no saben leer los relojes analógicos: los retiran de los coles para que no sientan estrés