Viajar con unos pies sucios sobre la cabeza: la tortura de una mujer a la que le tocó un mal acompañante