Hay que ser muy fan de Harry Potter para tocar su mítica banda sonora con una lavadora