Drama máximo: una chica se aplica una mascarilla facial de clorofila y se convierte en Shrek