Un influencer británico, que se considera transracial, se somete a 18 operaciones para parecerse a un cantante de BTS