Oleada de apoyo para un trabajador de la UME que ha reanimado a un gato en La Palma: “Qué llorera más grande”