Una estrella de televisión de EEUU gana más de 40.000 euros vendiendo sus pedos