La mejor historia de terror no está en cines: es la leyenda de un ventrílocuo y de su famoso muñeco