Una cuenta de Instagram triunfa mostrando lo ridículos que pueden ser los influencers por unos 'me gusta'