Una joven agricultora valenciana regala las naranjas del campo de su padre fallecido al quedarse sin comprador

Sarah, la ganadera ecológica que recogió el testigo de su padre: "Quien quiera naranjas que nos escriba, no sale rentable cogerlas"