Una perra consigue comunicarse con su dueña a través de un sistema tecnológico de botones