Woody, el árbol de Navidad que habla, aterroriza a unos y divierte a otros