Humanos encerrados en jaulas mientras animales salvajes los visitan: un zoológico a la inversa, la iniciativa de una ONG