Un falómetro de antaño demuestra que la preocupación por el tamaño no es algo nuevo