Andrea, de 21 años, lanza desde el hospital un mensaje a los jóvenes para que usen la mascarilla: "No pensé que acabaría aquí"