Simone Biles, la gimnasta olímpica que antepuso su salud mental a la medalla de oro